Avisar de contenido inadecuado

ESA OTRA MAGIA

Domingo 12 de Agosto de 2007
Dúo Salteño, esa otra magia
Recitales del Dúo Salteño , formado por el contratenor Chacho Echenique y el barítono Patricio Jiménez. Guitarra acompañante: Martín Neri. Temas de Gustavo "Cuchi" Leguizamón, Atahualpa Yupanqui, Rolando Valladares y Chacho Echenique. Teatro IFT, Boulogne Sur Mer 549. Próxima actuación: viernes 17 de agosto.
Nuestra opinión: muy bueno

No sólo la de Harry Potter es magia. En todo caso, se trata de otra magia: magia de magos; magos de malabarismos, de ilusionismo de impacto directo, deslumbrante; magia espectacular: para los sentidos. La del Dúo Salteño, en cambio, es magia desde bien adentro, desde los intersticios del espíritu hacia los recovecos de otras almas. Es magia sin trucos; menos repentina, más sedimentada. Y si a veces sorprende por sus hallazgos, también sabe emocionar. Pero sus estremecimientos son perdurables.

Son la música infinita del Cuchi Leguizamón, la poesía excelsa de Manuel José Castilla, las voces inimitables del contratenor Chacho Echenique y del barítono Patricio Jiménez, las que obran la maravilla, los portentos de nuestro folklore más original.

Quienes colmaron el teatro, la noche del viernes -adultos y jóvenes- no llegaron allí sometidos por el poderío psíquico de un mago público; por obsesivas neurosis de encantamiento colectivo, o por participar de rituales de conjuros y maldiciones. Fueron para percibir, en religioso silencio, el canto murmurado, susurrado por dos elegidos.

Hace exactamente cuarenta años que nació el Dúo Salteño. Ni Chacho Echenique ni Patricio Jiménez pudieron sospechar siquiera, aquel año 1967, que quien sería su artífice sí lo había intuido al escucharlos cantar en aquel asado en casa del panadero Juan Riera. Aquel genio era el pianista y compositor vanguardista llamado Cuchi Leguizamón. Un músico cuya inventiva había sido alimentada por clásicos contemporáneos como Bela Bartok, Igor Stravinsky, Arnold Schoenberg.

El Dúo Salteño fue la voz bifurcada del explosivo Mefistófeles de aquella capital en la que los opas merodean entre genios poético-musicales. Una legión silenciosa acogió al dúo, desde entonces. Pero nunca fueron masivos. No podían serlo. No era preciso. Es que los espíritus que se anticipan a su tiempo, que otean el futuro, traen signado este destino. Todo arte de avanzada y sus atrevimientos estéticos provocan, como sostenía Ortega y Gasset, "la rebelión de las masas"; un rechazo inconsciente, visceral a la renovación, a la originalidad. Y los excede también a una mayoría de "comunicadores" de medios de difusión masiva. Pero la feliz contrapartida de tal castigo por ser singulares, únicos, es la legión de espíritus abiertos que intensifica su lúcida admiración y coherente fidelidad.

Este fervor -que no es ni fanatismo ni endiosamiento- es el que se palpa en cada nuevo encuentro del Dúo Salteño con sus seguidores, tras casi veinte años de silencio. Desde aquel primer concierto de retorno, en el Teatro Catamarca de la capital provincial, en octubre de 2005, en el que tuvimos el honor de presentarlo, toda una generación de gente adulta que ha transmitido su admiración a sus hijos los recibe con devoción.

Una veintena de conciertos en diversas ciudades argentinas, incluida su primera gira internacional (en España) y su incursión en La Trastienda porteña, precede esta nueva presencia de Patricio Jiménez y Chacho Echenique en el teatro IFT, junto a la certera guitarra de Martín Neri.

Ni siquiera las reverberaciones del sonido ni el dispar ensamble inicial de voces, cuando empiezan por cantar "El silbador", "Caballo sin jinete", "Madurando sueños" y la ahora recuperada "Borrachito de la noche", conspiran contra el desempeño del Dúo Salteño. Son avatares pasajeros hasta que el cablerío decide convertirse en su aliado a partir de la chacarera "El hombre del ají". Es el momento en que la trama de voces se transparenta para dar paso a la conmovedora ternura de "Zamba del pañuelo".

Exquisitos y refinados

Chacho y Patricio han venido alternando roles en esto de comentar de modo coloquial cada tema, y de desgranar anécdotas emotivas o humorísticas. Es parte de todo un clima de intercambio tácito, casi confidencial, con el público, como si fuesen uno más de cada uno de nosotros. Entre parrafadas asoma un tema aún inédito, "La sirena", que es una zamba más, a la que replica el ritmo inquieto de "Corazonando", que da paso a la deliciosa humorada de "Canción de cuna para el vino".

A veces la suprema sutileza de la voz aguda de Chacho parece esconderse detrás de los siempre inesperados intervalos que entreteje Patricio. Uno los lleva incrustados en la memoria y puede percibir el más minúsculo cambio de nota. Pero es en estos casos en los que, por entre los pliegues de la melodía y la segunda voz, se instala y crece la magia. Las dos voces acogen una tercera que flota en el aire, hecha armónicos que anidan en los acordes pergeñados por Leguizamón. Aparecen en la zamba anónima "Lloraré", que el teatro entero recibe conmovido; asoman en "De estar estando" con sus intrépidos diseños, y luego en "El arriero", de Yupanqui, que se yergue, emblemático en sus voces, envuelto en otra ovación.

Se hace preciso señalarlo: es la cadencia auténticamente morosa de la zamba uno de los mayores encantos y de los más pródigos regalos que nos hace el Dúo Salteño. Y lo son, asimismo, la media voz y los matices, en todo momento. Hasta en los ritmos movidos.

Un sinfín de exquisiteces y refinamientos en las articulaciones y los fraseos del canto conforman el sello indeleble de este dúo antológico, irrepetible en el mundo entero. Caben en los temas de la despedida: "Doña Ubenza", de Chacho; en una zamba del tucumano Rolando Valladares (ecos del Cuchi); en "Viene clareando", de Yupanqui; en la paradigmática "La Pomeña", y en la deliciosa cueca -estrenada esta otra noche de gloria- "Remolinos", del mendocino Nolo Tejón.

El Dúo Salteño no está de moda. Está de modelo. Lo será siempre. Es más importante.

René Vargas Vera

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/933748
Fotos
Una fiesta para el oído y los espíritus sensibles fue la que brindó esta exquisita dupla folklórica
 

 

 

Copyright 2007 SA LA NACION | Todos los derechos reservados
Certifica.com

Comentarios ESA OTRA MAGIA

Hola, estoy buscando la partitura o algùn registro sonoro de la "Canción de cuna para el vino", si me pueden ayudar.. mil gracias!!
desde Santa Fe
Marcelo 
Marcelo Marcelo 23/08/2007 a las 00:38
Estuve en el ift el 17 de agosto. ¡Un placer!
Noe Noe 25/08/2007 a las 03:58
Hola Marcelo! Enviame tu dirección de email que trato de escanear la partitura y te la mando.

Un abrazo

Cuaresmillo.

por suerte pude ir los dos viernes a verlos. realmente su música te transporta y te deja toda la semana como flotando en el aire, recorriendo paisajes, sabores y personas del norte. el clima que se genera con el público es mágico...el silencio, la ovación... en fin, algo que te llena el alma

saludos a todos

Matías
Matías Matías 05/09/2007 a las 21:43
cuando es la proxima actuacion del duo?? por favor necesito escucharlos
sergio sergio 06/09/2007 a las 01:09
Hola Sergio! Ahora están ensayando para empezar la grabación de un nuevo CD. En cuanto haya una presentación lo anunciaré en el blog

Saludos

Cuaresmillo

Deja tu comentario ESA OTRA MAGIA

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre