Avisar de contenido inadecuado

Dos voces audaces

{
}
En un concierto cargado de emoción, volvieron a cantar en Buenos Aires. Soslayando el paso del tiempo, continuaron brillando con los viejos arreglos vocales del Cuchi Leguizamón.



Cantando en La Trastienda 
ECHENIQUE Y JIMENEZ. A casi 40 años de sus inicios, se lucieron con sus endiabladas voces. (M. Bonetto)






Mariano del Mazo
mdelmazo@clarin.com


Después de 14 años sin actuar en Buenos Aires, el legendario Dúo Salteño dio una única función en La Trastienda provocando el clima emotivo de aquellos grandes regresos post-dictadura. Es que lo de Néstor Chacho Echenique y Patricio Jiménez es prodigioso: con su estilo ralentado, por momentos endiablado, en las antípodas de la declamación y la demagogia, logran una conmoción interna difícil de explicar.

La riqueza del Dúo Salteño se apoya en dos hechos: el repertorio que abordan y su singularidad interpretativa. En ambos aspectos destaca, enorme, la figura del Cuchi Leguizamón. La mayoría de los temas que hicieron el miércoles son de la dupla Leguizamón-Castilla; y el canto tiene la firma de las armonizaciones y arreglos que el Cuchi realizó junto a Echenique y Jiménez a fines de los 60. Lo que el Dúo Salteño lleva a cabo es, finalmente, un homenaje permanente a Leguizamón y Castilla. Las letras de Manuel Jota, de un lirismo insuperable, brillan en los cruces vocales de los dos cantantes que se florean en contrapuntos, falsetes, graves: Echenique y Jiménez decidieron no cambiar ningún tono de las versiones originales —algunas de casi 40 años— y ponerle el pecho al mito. El riesgo hace que por momentos los esfuerzos vocales de Chacho sean épicos.

La pomeña, Zamba de Argamonte, Zamba de Juan Panadero, Cantora de Yala, La arenosa, Zamba del silbador, Chaya de la albahaca, Carnavalito del duende —esto es, parte de lo más elegante del repertorio de Leguizamón y Castilla— convivieron con temas del Cuchi y Tejada Gómez (Elogio del viento), una belleza de Rolando Valladares (Las coplas de la luna), Viene clareando de Yupanqui y El violín de Becho, de Zitarrosa. El Dúo Salteño resignifica cada tema, en una tarea interpretativa que casi produce nuevas obras.

Integrantes de la aristocracia del folclore de principios de los 70, prohibidos por la dictadura, obsesivos con su arte, Echenique y Jiménez convocaron el miércoles a un público leal y encanecido, entre los que se contaban periodistas, músicos, artistas plásticos. Una extraña secta que pare ce haber esperado, todos estos años, con paciencia, este canto profundo, enrevesado y noble. Un canto antiguo que, según pasan los años, se escucha atemporal. Un canto que, en el cambalache del folclore siglo XXI, se ha vuelto imprescindible.

{
}
{
}

Comentarios Dos voces audaces

hola solamente te pregunto si sabes  si estaran por alguna zona de Sta. Fe por que me gustaria ir a verlos o a Rosario en cualquier lugar graciass.

facundo coria facundo coria 18/06/2007 a las 23:52
Hola; queria preguntarles respecto al personaje de Argamonte, el de la zamba. Chaco Etchenique dijo en un recital reciente que era un personaje de ficción. Es asi? esta tomado de alguna novela o relato o fue inventado por Castilla?
gracias por cualquier dato que puedan darme al respecto. 
Gabriel Gabriel 09/03/2008 a las 05:11

Deja tu comentario Dos voces audaces

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre